Edad Media

La prosa medieval

Literatura española de la Edad Media y del Siglo XV

|
|
|

Primeras manifestaciones de la prosa medieval

Las primeras muestras en prosa que encontramos en castellano datan del reinado de Fernando III (1217-1253). Son textos breves de carácter jurídico e histórico.

El que aparezcan en esta fecha está estrechamente relacionado con dos aspectos fundamentales:

  • la maduración del sistema político y social: la prosa, más difícil que el verso, tiene mayor capacidad para relacionar las distintas unidades lógicas y dialécticas del pensamiento humano.
  • La necesidad de fijar por escrito normas jurídicas en castellano: una lengua comprensible para la mayoría.

El contenido de las primeras obras en prosa castellana es, principalmente, de tipo histórico y van apareciendo a lo largo del siglo xii. En primer lugar, están las Crónicas (h. 1186) del Fuero general de Navarra, breves narraciones en forma de anales. En segundo lugar, unos escuetos Anales toledanos primeros (muy impregnados de mozarabismos). Después, el Liber regum (h. 1196-1209), originalmente en navarroaragonés y traducido a principios del xiii al castellano.

Asimismo, diversos contratos y diplomas, de carácter particular, que, al usar el castellano, reflejan las dificultades de comprensión que planteaba el latín escrito, algo que quedaba manifestado en el continuo uso de glosas a partir del siglo X.

En este sentido ha de destacarse la importancia de las traducciones iniciadas por el arzobispo Raimundo en Toledo (con la llamada escuela de traductores)  en el desarrollo de la prosa en castellano. Pues se trataba de un ejercicio lingüístico muy beneficioso, entre otras cosas, para flexibilizar la sintaxis del castellano.

Con todo, la figura esencial de la cultura en castellano de esta época es Alfonso X; su actividad como impulsor y cultivador de la ciencia y las letras es de extraordinaria envergadura, pues su nombre aparece al frente de tratados científicos, obras legales, compilaciones históricas y composiciones poéticas, líricas y narrativas, de amor y de burlas, y cantigas religiosas. [Alvar, Mainer y Navarro (2005, p. 102)]

Tanto él como, después, su hijo Sancho IV, promovieron como reyes de Castilla y León la elaboración de un considerable número de obras de muy distintos géneros ensayísticos.

Historiografía

Alfonso X alcanzo su mayor prestigio con su labor historiográfica: su producción en este ámbito está compuesta por dos títulos: la Estoria de España y la General Estoria.

Otras obras y autores vinculados a la historia son:

La Fazienda de Ultramar: Un libro del primer cuarto del siglo xiii que constituye un itinerario geográfico e histórico como guía de peregrinos a Tierra Santa.

La Gran conquista de Ultramar: Un relato que contiene una crónica muy novelesca de la conquista de Jerusalén durante la Primera Cruzada y que data de entre 1291 y 1295 en su primera redacción.

El Victorial o Crónica de Pero Niño: Escrita por su alférez Gutierre Díez de Games: narra las hazañas de este personaje, quien le encarga redacte su propia historia.

La Embajada a Tamorlán: Es un libro de viajes medieval escrito en 1406 por Ruy González de Clavijo; narra la embajada que este autor realizó, junto con el dominico Alfonso Páez de Santamaría, a Samarcanda ante el rey Tamerlán.

Fernán Pérez de Guzmán (1378-1460): El sobrino de Pero López de Ayala y señor de Batres es el primer autor de retratos en la literatura castellana. En su obra  Generaciones y semblanzas(1450); recoge biografías de personajes ilustres contemporáneos o próximos en el tiempo.

Hernando del Pulgar (h.1430-1492): El cronista de Enrique IV y de los Reyes Católicos  escribe a imitación de las Generaciones y Semblanzas. otro libro de retratos: Claros varones de Castilla.

Especial relevancia en la historiografía tiene Enrique de Villena (1384-1434) en el siglo xv. Su texto más importante es Los doce trabajos de Hércules(1417), previamente escrito en catalán. En esta compleja obra parte de la mitología clásica y a través de un método interpretativo, expone su visión de la sociedad de su época. La erudición y restauración de la sintaxis latinizante -imitadora de la latina- en la producción de Enrique de Villena supuso una innovación en la prosa española.

Artículos relacionados


Rincón Literario

Un recorrido por las distintas etapas de la literatura española: análisis literarios, biografías de autores y resúmenes de obras célebres: