Gramática

Los símbolos

Apuntes de gramática española y ortografía

|
|
|

Los símbolos son abreviaciones de carácter científico-técnico, constituidos por letras o, en ocasiones, por signos no alfabetizables, que, en general, son fijados convencionalmente por instituciones de normalización y poseen validez internacional.

Sin embargo, existen símbolos de uso tradicional que no han sido fijados por las instituciones de normalización y cuya validez se restringe muchas veces a ámbitos geográficos limitados. Este es el caso, por ejemplo, del símbolo O (Oeste), usado en el ámbito hispánico, y que, en el sistema internacional, es W (del ingl. West); o del símbolo PTA (peseta), que en el sistema internacional establecido por la ISO (International Organization for Standardization 'Organización Internacional de Normalización') es ESP.
Los símbolos más comunes son los referidos a unidades de medida (m, kg, lx), elementos químicos (Ag, C, Fe), operaciones y conceptos matemáticos (+, Ö, %), monedas ($, £, ¥, ESC, FRF, ITL) y puntos cardinales (N, S, SE). Para ver la lista de símbolos alfabetizables.

Símbolos consituidos por letras y abreviaturas

Los símbolos constituidos por letras son semejantes a las abreviaturas, pero se distinguen de ellas en los aspectos siguientes:

a) Se escriben siempre sin punto. Ejemplos: cg por centigramo, N por Norte, He por Helio.

b) No llevan nunca tilde, aunque mantengan la letra que la lleva en la palabra que representan.
Ejemplos: a (y no *á) por área y ha (y no *há) por hectárea.

c) No varían de forma en el plural. Ejemplos: 25 km por veinticinco kilómetros, 2 C por dos carbonos.

Escritura de los símbolos

a) Los símbolos suelen escribirse tomando sólo la primera letra de la palabra que representan: N por Norte, H por hidrógeno, K por el lat. kalium ('potasio'); o la primera letra de cada uno de los formantes, en el caso de las unidades de medida formadas por un prefijo y una unidad simple: kg por kilogramo, cm por centímetro. En algunos casos, para evitar la confusión con otro símbolo, se añade a la inicial una segunda letra: Fe por el lat. ferrum ('hierro'), para evitar su confusión con la F de flúor.

b) Los símbolos de los puntos cardinales se escriben siempre con mayúscula, aunque estén constituidos por dos letras: N, SE. Los de los elementos químicos se escriben, o bien con una sola letra mayúscula: C, O, o bien con una combinación de mayúscula y minúscula, si están constituidos por dos letras: Ag, Fe.

c) Las unidades de medida se escriben normalmente con minúscula: g, dm, ha, salvo aquellas que tienen su origen en nombres propios de persona, que se escriben con mayúscula: N por newton (de Isaac Newton), W por vatio (de Jacobo Watt); o las que incorporan prefijos para formar múltiplos (unidades superiores a la establecida como referencia), ya que estos prefijos, con la excepción de kilo- (k-), hecto- (h-) y deca- (da-), se escriben con mayúscula: M- (mega-), G- (giga-), T- (tera-), etc. Por el contrario, los prefijos utilizados para formar submúltiplos (unidades inferiores a la establecida como referencia) se escriben siempre con minúscula: d- (deci-), c- (centi-), m- (mili-), etc.

d) Los símbolos de las unidades monetarias,cuando están constituidos por letras, se escriben con todos sus componentes en mayúscula (FF, PTA). Para las monedas, el uso en España prefiere la escritura pospuesta y con blanco de separación entre el símbolo y la cifra, como es normal en el resto de símbolos: 3 £, 50 $, 18 €; en cambio, en Hispanoamérica, por influjo anglosajón, los símbolos monetarios suelen aparecer antepuestos y sin blanco de separación: £3, $50. Hay que tener siempre cuidado de no separar en renglones diferentes la cifra, del símbolo que la acompaña (*3 / $). Algunas monedas pueden representarse tanto por medio de un símbolo, como por medio de una abreviatura: 21 000 ESP o PTA (símbolos y, por tanto, invariables en plural) y 21 000 pts . o ptas. (abreviaturas, que sí tienen forma de plural).

e) En los usos normales, se prefiere la abreviatura, mientras que el uso de símbolos normalizados es obligatorio en ámbitos en los que se realizan operaciones económicas internacionales (bancos, mercados de valores, etc.).

Lectura de símbolos

Cuando se lee un símbolo, ha de desarrollarse toda la palabra representada, salvo cuando forman parte de fórmulas químicas o matemáticas, en que lo normal es el deletreo: H2O [áche-dós-ó], 2pr ([dós-pí-érre]).

Pero lo normal es que la lectura de un símbolo, al igual que la de una abreviatura, recupere todas las letras eliminadas en su representación gráfica. Los símbolos y las abreviaturas son, en este sentido, un fenómeno puramente gráfico.

Artículos relacionados