RINCONCASTELLANO.COM Seguir a la página principal
<

Ramón María del Valle Inclán, Luces de Bohemia

Ramón María del Valle-Inclan (1866-1936) - Luces de Bohemia
Argumento | Temática | Personajes |Tiempo y espacio |Definición del esperpento | Léxico |
Características literarias de Valle

I. Argumento

Luces de Bohemia es un esperpento publicado por Valle-Inclán en 1924. Se trata de un esperpento trágico sobre la vida literaria en la sociedad española.

El protagonista, Max Estrella, sale por la mañana de su casa con Don Latino, para reclamar que le paguen más por la novela que ha vendido Don Latino. No logran mejorar el precio y terminan en una taberna emborrachándose. Horas más tarde, la policía lo encuentra por la calle metiendo escándalo con un grupo de jóvenes modernistas por lo que es conducido a la cárcel, donde tiene que pasar la noche. Consigue salir de la cárcel gracias a la intervención de un redactor en jefe del periódico “El Popular”. Al salir va a ver al Ministro de Gobernación, antiguo compañero de estudios, con el fin de pedirle satisfacción por lo que le ha ocurrido. El ministro promete darle un dinero cada mes, pero no le da satisfacción. De ahí marcha a un café, donde invita a cenar a Don Latino y a Rubén Darío. Ya camino a su casa tiene una visión de la muerte y a la mañana siguiente lo encuentran muerto unas vecinas. El esperpento concluye con el entierro de Max y cómo Don Latino se emborracha en una taberna.

Todo el esperpento tiene por fin destacar la decadencia y la imposibilidad de la vida literaria en la sociedad española. Valle-Inclán ironiza, satiriza y estiliza grotescamente la realidad.

II.Temática

La obra tiene por tema la crítica que hace Valle de una sociedad, la española, en la que no hay lugar para el genio ni el trabajador. Sólo puede prosperar en esta sociedad la canalla y la infamia. Valle pone de manifiesto la decadencia de España y los españoles, que vistos desde fuera son un esperpento.

III. Personajes

Los personajes principales de la obra son Max Estrella y Don Latino de Hispalis aunque aparecen otros muchos personajes.

Max Estrella es un poeta frustrado que se ha quedado ciego. Su obra no tiene éxito y por este motivo no gana lo suficiente para comer. Resulta trágico que, siendo ciego, sea el único personaje que ve la realidad, una realidad que expresa definiendo el esperpento.

Es un personaje trágico, zarandeado por el autor. Vive en una sociedad insensible a la obra literaria, no sólo suya, sino también a la de otros.

Su esposa y su hija son más realistas que él. Viven en la realidad y comprenden que no sólo de arte vive el hombre. Pasan bastantes aprietos y al final, cuando muere el padre, se suicidan.

Don Latino es un asiduo acompañante de Max. Se aprovecha de su generosidad, pero al final de la obra es el único que ha comprendido que el mundo es una farsa, un esperpento.

También aparece en las obras un grupo de jóvenes modernistas, que se ríen, burlan de la sociedad. Son los únicos que estiman a Max como poeta y lo aprecian.

Aparecen personajes de la clase baja madrileña, todos ellos caricaturizados, deformados, con el fin de poner de manifiesto el mal, lo absurdo de España, sus costumbres y sus personas.

Valle caricaturiza, se ríe de sus personajes, zarandeándolos como marionetas. No hace ningún estudio psicológico. Todo sus personajes llevan una máscara, detrás de la cual se esconde el propio autor.

IV. Tiempo, espacio y ambientación histórica

La acción comienza por la mañana y termina el día siguiente por la noche. Max Estrella sale por la mañana de su casa y pasa media noche en la cárcel. A la mañana del día siguiente lo encuentran muerto ante la puerta de su casa. Lo entierran hacia el atardecer y la acción termina por la noche cuando Don Latino está en el bar.

Toda la acción transcurre en Madrid y el tiempo es real. Valle ha situado la obra en una época en la que había disturbios callejeros en España, época en la que Maura era Ministro de Gobernación.

El Madrid que Valle-Inclán pinta es un Madrid absurdo y hambriento en el que hay luchas callejeras.

V. Definición del esperpento en esta obra

Esta obra es la primera y la única en la que aparece la definición de lo que es un esperpento, definición que Valle pone en boca del protagonista Max Estrella cuando dice: “Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada”. Más adelante dirá: “Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas.” o “Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas.”

A lo largo de toda la obra podemos apreciar cómo Valle estiliza grotescamente a España y a sus habitantes. Él es en todo momento impersonal y objetivo. No añade ningún vicio a la sociedad española. Simplemente deforma los que ya tiene.

Los personajes y las situaciones en las que estos se hallan, no son inventados sino que Valle sino tomados de la vida real y sometidos a un proceso de deformación. Valle al deformarlas las ha hecho esperpénticas.

Estilizándolo grotescamente, caricaturescamente, ha convertido a los personajes en fantoches zarandeados por el autor, para quien España y los españoles no son más que un esperpento, la gran caricatura de Europa. Como dice en la obra: “España es una deformación grotesca de la civilización europea.”

Los personajes no tienen caracterización psicológica ni tienen vida, son personajes simbólicos: Max Estrella es un poeta frustrado, una caricatura. No le reconocen poeta las personas eruditas de la academia.

Todos los personajes son personajes trágicos, que se hallan en situaciones burlescas, caricaturescas, por lo que pasan de ser personajes trágicos a ser personajes esperpénticos.

Toda la obra es una gran caricatura la vida literaria e intelectual española en la que Valle se está riendo, está jugando con sus personajes, que arrastran una vida grotesca y carente de sentido.

V. Léxico

Desde el punto de vista del léxico destacan tres aspectos: a) el empleo de palabras típicas del vocabulario madrileño y b) calé así como c) la adecuación del léxico a la realidad.

i. Léxico madrileño

  • apoquinar – pagar
  • melopea – borrachera
  • beata – dinero
  • ahuecar – marcharse
  • despachar – echar a alguien
  • cate – golpe
  • recalar – parar, frecuentar un lugar
  • recuelo – recocido
  • camelar – hacerse con, conseguir, agradar
  • curda – borracho
  • guindilla – polizonte
  • perra – una moneda
  • roñas – avaros, roñosos
  • cuadrar – ocurrir
  • dilustrado – de ilustrado
  • señá  -- señora

ii. Léxico Calé

  • mulé – dar mulé – asesinar, matar
  • parné – dinero
  • chanelar – entender, hablar
  • cañí – gitano
  • gachó – hombre

iii. Adecuación del léxico a la realidad

Valle deja hablar a cada uno de sus personajes con un lenguaje adecuado a sus circunstancias, su condición y el momento. La florista utiliza un vocabulario propio de la clase baja madrileña. La prostituta también habla ese lenguaje propio de la clasa baja madrileña, pero introduce más a menudo palabras del léxico calé. El lenguaje de estos personajes está perfectamente adecuado a la situación de los personajes.

En cambio el lenguaje de Max no está totalmente de acorde con su situación. Podemos observar cómo utiliza un lenguaje más bien refinado con alguna que otra frase o palabra latina. También resulta grotesco el que llame marquesa a una prostituta. Esto hace que aparezca o que resulte una ironía la vida. También es una ironía el que un personaje como Max, estudioso, se halle hablando de arte con unas personas que no comprende su postura y a las que tampoco interesa pues a ellos lo primero que les preocupa son sus dificultades económicas.

En el lenguaje podemos observar lo esperpéntico de la obra. El lenguaje de Max no corresponde a su situación.

Por otra parte la lengua está llena de rasgos coloquiales, reflejados en un lenguaje popular. Se aprecian abundantes coloquialismos como las palabras tomadas de la lengua calé y de las partes bajas madrileñas. Todo ello es un clara muestra del gran conocimiento que posee Valle sobre el lenguaje, la riqueza de léxico y el total dominio que ejerce sobre él. 

VI. Características literarias de Valle en la obra

Un rasgo literario característico de Valle-Inclán es la técnica de mostrar rápidas escenas que parecen haber sido cortadas. Cuando da por terminada una y da comienzo a otra, parece que falta algo para dar por terminada a la anterior. No hace un análisis psicológico de los personajes que son meros símbolos, una serie de fantoches sujetos a la voluntad del autor. Así Max, un personaje trágico, resultar ser grotesco, de caricatura y parece risible, un personaje de folletín.

Otro rasgo literario de Valle-Inclán es su gran conocimiento del lenguaje. Lo comprobamos al ver que Valle utiliza numerosas palabras tomadas del léxico calé (citasr, cañí, parné…) y del léxico bajo madrileño (apoquinar, beata, ahuecar, melopea…). El dominio que tiene Valle sobre el lenguaje es muy destacado y acentuado. La obra evidencia que es probablemente uno de los mejores conocedores de la lengua castellana de este siglo.

Observamos también el uso reiterado de la ironía. Valle está acentuando a menudo, por ejemplo llama marquesa a una prostituta, un grupo de jóvenes modernistas, sin influencia alguna, quieren presentar a Max a un sillón de la academia,…

Este esperpento de Valle es el único en el que aparece la definición que dio el autor del esperpento. Toda la obra es una gran caricatura, sátira de España y los españoles.