RINCONCASTELLANO.COM Seguir a la página principal
<
Teoria literaria y gramática española

Métrica: nociones básicas

Teoría literaria y gramática española

|
|
|

Sílabas y acentos.

Los versos españoles se dividen en versos de arte menor, de ocho sílabas o menos, y de arte mayor, de nueve sílabas o más. El verso octosílabo (de ocho sílabas) es el más popular en la poesía española; el endecasílabo (de once sílabas) es de origen italiano, fue introducido en el Renacimiento por el marqués de Santillana, pero no será hasta el siglo XVI, con Garcilaso de la Vega, que se convierta en el verso culto por excelencia.

La última palabra del verso determina el carácter del verso: verso agudo, verso llano, o verso esdrújulo. Un verso agudo termina con una palabra aguda (acentuada en la última sílaba), y la última sílaba cuenta por dos:

        a-ti-mi-so-lo-se-ñor (7+1)

Un verso llano o grave termina con una palabra llana (acentuada en la penúltima sílaba), y en este caso no se altera el número de sílabas:

        el-pa-pel-vi-se-me-jan-te (8)

Un verso esdrújulo termina con una palabra esdrújula (acentuada en la antepenúltima sílaba), y se reduce en uno el número de sílabas.

        a-mor-tus-fuer-zas--gi-das (9-1)

A la hora de determinar el número de sílabas de un verso hay que tener también en cuenta la sinéresis, la sinalefa, el hiato y la diéresis.

La sinéresis es la unión de dos vocales en la misma palabra que normalmente se pronuncian en sílabas diferentes. La palabra teatro (te-a-tro) tendría dos sílabas al aplicar la sinéresis (tea-tro).

        pur-pú-reas-ro-sas-so-bre-Ga-la-te-a (11)

La sinalefa es la unión de dos o más vocales entre dos, a veces tres, palabras. Este es un fenómeno muy común en el verso español.

        En-tan-to-que/en-es-te-tiem-po/a-di-vi-no (11)

La diéresis y el hiato son los opuestos de la sinéresis y la sinalefa, respectivamente. La diéresis es la separación de un diptongo en dos sílabas. La palabra rueda (rue-da) tendría tres sílabas al aplicar la diéresis (rü-e-da); la diéresis se señala con dos puntos colocados sobre la vocal débil del diptongo afectado.

        ne-gras-vï-o-las-blan-cos-al-he-lí-es (11)

El hiato es la separación de las vocales contíguas de palabras diferentes.

        Fa-ce-per-der-la-vis-ta-/e/-a-cor-tar-la-vi-da (14)

Rima

Rima es la igualdad de sonidos que tienen dos o más versos a partir de la última sílaba acentuada. Se llama rima consonante si los sonidos vocálicos y las consonantes son iguales en los versos que riman

        Tras vos, un alquimista va corriendo,

        Dafne, que llaman Sol, ¿y vos, tan cruda?

        Vos os volvéis murciélago sin duda,

        pues vais del Sol y de la luz huyendo.

Se denomina rima asonante si solamente los sonidos vocálicos son iguales.

        Acabado el primer acto,

        luego empezará el segundo,

        ley escrita en que poner

        más apariencias procuro,

        pues para pasar a ella

        pasarán, con pies enjutos

        los hebreos desde Egipto

        los cristales del mar rubio

Si los versos no riman entre sí se llaman versos sueltos, libres o blancos. Ejemplos:

        Señor Boscán, quien tanto gusto tiene

        de daros cuenta de los pensamientos

        hasta en las cosas que no tienen nombre,

        no le podrá con vos faltar materia,

        ni será menester buscar estilo.

Estrofas.

Una composición poética puede dividirse en grupos de versos llamados estrofas. Los tipos de estrofas más usados en la poesía española son los siguientes:

  • Pareados: Dos versos de cualquier medida que riman entre sí.
        Quien te conseia encobrir de tus amigos,

        sabe que más te quiere engañar que dos figos



        Poderoso caballero

        es don Dinero
  • Terceto: Estrofa de tres versos endecasílabos, que pueden encadenarse.
        Aunque este grave caso haya tocado      A


        con tanto sentimiento el alma mía,      B

        que de consuelo estoy necesitado,       A

        con que de su dolor mi fantasía         B

        se descargase un poco, y se acabase     C

        de mi continuo llanto la porfía,        B

        quiso, pero, probar si me bastase       C

        el ingenio a escribirte algún consuelo, D

        estando cual estoy, que aprovechase...  C
  • Cuarteto: Estrofa compuesta generalmente de versos endecasílabos que riman ABAB o ABBA.
        Non es a nos de limitar el año,         A

        el mes, nin la semana, nin el día,      B

        la hora, el punto; sea tal engaño       A

        lexos de nos e fuyga toda vía.          B





        Non es el rayo del Febo luziente,       A

        nin los filos de Arabia más fermosos    B

        que los vuestros cabellos luminosos,    B

        nin gemma de topaza tan fulgente.       A
  • Los versos pueden tener otras medidas. Cuando los versos son octosílabos el cuarteto suele llamarse cuarteta cuando la rima es abab.
        Con estos clavos, Señor,        a

        te clauarán pies e manos;       b

        grande pasarás dolor            a

        por los míseros vmanos.         b
  • Suele llamarse redondilla cuando la rima es abba.
        Dios te salue, glorioso         a

        ynfante santificado,            b

        por redimir enbiado             b

        este mundo trabajoso.           a
  • La cuarteta octosilábica suele llamarse copla cuando sólo riman los versos pares, quedando libres los impares.
        La rana canta en el charco,

        el ruiseñor en la selva,        a

        la codorniz en el trigo

        y la perdiz en la sierra.       a
  • Cuaderna vía: Estrofa usada en un elevado número de poemas medievales (siglos XIII y XIV); compuesta de series de cuatro versos alejandrinos (14 sílabas) monorrimos, con rima consonante.
        Mester traigo fermoso, non es de joglaría,      A

        mester es sin pecado, ca es de clerezía         A

        fablar curso rimado por la quaderna vía,        A

        a sílabas contadas, ca es grant maestría.       A
  • Zéjel: Estrofa de origen árabe. Compuesta de un estribillo inicial, frecuentemente de dos versos. A éstos siguen la mudanza, una serie de trísticos monorrimos, con un cuarto verso, vuelta, que retoma la rima del estribillo. Después de cada una de estas estrofas suele repetirse el estribillo.
        ¡Ay, fortuna,                   a       Estribillo

        cógeme esa aceituna!            a

        Aceituna lisonjera,             b

        verde y tierna por defuera      b       Mudanza 1ª

        y por dentro de madera:         b

        fruta dura e importuna.         a       Vuelta

        ¡Ay, fortuna,

        cógeme esa aceituna!

        Fruta en madurar tan larga,     c

        que sin aderezo amarga,         c       Mudanza 2ª

        y aunque se coja una carga      c

        se ha de comer sólo una.        a       Vuelta

        ¡Ay, fortuna,

        cógeme esa aceituna!
  • Octava real: Estrofa de ocho versos endecasílabos de rima ABABABCC. Esta fue una de las estrofas más usadas por los poetas renacentistas y barrocos.
        Purpúreas rosas sobre Galatea           A

        la Alba entre lilios cándidos deshoja:  B

        duda el Amor cuál más su color sea,     A

        o púrpura nevada, o nieve roja.         B

        De su frente la perla es, eritrea,      A

        émula vana. El ciego dios se enoja,     B

        y, condenado su esplender, la deja      C

        pender en oro al nácar de su oreja.     C
  • Décima: Estrofa de diez versos octosílabos, cuyos cinco primeros riman abbab y los cinco restantes cdccd.
        Aquí la envidia y mentira       a

        me tuvieron encerrado.          b

        Dichoso el humilde estado       b

        del sabio que se retira         a

        de aqueste mundo malvado,       b

        y con pobre mesa y casa,        c

        en el campo deleitoso           d

        con sólo Dios se compasa,       c

        y a solas su vida pasa,         c

        ni envidiado ni envidioso.      d
  • La espinela es otra forma de décima, en ella se distribuyen los versos octosílabos rimando abbaa ccddc. Su nombre procede de su probable inventor, Vicente Espinel (1551-1634).
        Mortales que aún no vivís       a

        y ya os llamo yo mortales,      b

        pues en mi presencia iguales    b

        antes de ser asistís;           a

        aunque mis voces no oís,        a

        venid a aquestos vergeles,      c

        que ceñido de laureles,         c

        cedros y palma os espero,       d

        porque aquí entre todos quiero  d

        repartir estos papeles.         c
  • Soneto: Estrofa constituída por catorce versos endecasílabos, ordenados en dos cuartetos y dos tercetos. La rima de los cuartetos suele ser: ABBA ABBA. La rima en los tercetos puede variar: CDC CDC, CDE CDE o CDC DCD.
        Mientras por competir con tu cabello                    A

        oro bruñido al sol relumbra en vano;                    B

        mientras con menosprecio en medio el llano              B

        mira tu blanca frente el lilio bello;                   A



        Mientras a cada labio, por cogello,                     A

        siguen más ojos que al clavel temprano,                 B

        y mientras triunfa con desdén lozano                    B

        del luciente cristal tu gentil cuello,                  A



        goza cuello, cabello, labio y frente,                   C

        antes que lo que fue en tu edad dorada                  D

        oro, lilio, clavel, cristal luciente,                   C



        no sólo en plata o viola troncada                       D

        se vuelva, mas tú y ello juntamente                     C

        en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.       D
  • Coplas de pie quebrado: Estrofa compuesta de versos de ocho sílabas con otros de cuatro (éste era el quebrado, o partido, por ser la mitad del de ocho). Esta estrofa fue muy utilizada en los siglos XV y XVI. La forma más usada fue la utilizada por Jorge Manrique en las Coplas por la muerte de su padre: seis versos divididos en dos grupos, constituídos cada uno por dos octosílabos más un tetrasílabo, rimando 1 y 4, 2 y 5, 3 y 6.
        Recuerde el alma dormida        a

        avive el seso y despierte       b

        contemplando                    c

        cómo se pasa la vida,           a

        cómo se viene la muerte         b

        tan callando                    c
  • Villancico: Estrofa compuesta por una cancioncilla de dos, tres o cuatro versos, de número variable de sílabas y con rima asonante. Esta canción puede continuarse con una glosa, una o más estrofas de estructura o forma variable. Al final de cada una de estas estrofas puede repetirse, total o parcialmente, la canción inicial.
        Dentro en el vergel

        moriré.

        Dentro en el rosal

        matarm'han.

        Yo m'iba, mi madre,

        las rosas coger;

        hallé mis amores

        dentro en el vergel.

        Dentro del rosal

        matarm'han.
  • Estancia: Estrofa compuesta de endecasílabos y heptasílabos, de ocho versos o más. La estrofa de diez versos es la más usada. La disposición de la rima es variable, pero, una vez escogida, el poeta debía mantenerla a lo largo de toda la composición.
        En tanto que este tiempo que adevino    A

        viene a sacarme de la deuda de un día   B

        que se debe a tu fama y a tu gloria     C

        (que es deuda general, no sólo mía,     B

        mas de cualquier ingenio peregrino      A

        que celebra lo digno de memoria),       C

        el árbol de victoria                    c

        que ciñe estrechamente                  d

        tu gloriosa frente                      d

        dé lugar a la hiedra que se planta      E

        debajo de tu sombra y se levanta        E

        poco a poco, arrimada a tus loores;     F

        y en cuanto esto se canta,              e

        escucha tú el cantar de mis pastores.   F
  • Lira: Estrofa compuesta de endecasílabos y heptasílabos con un total de 4 a 7 versos. La forma más usual es la de cinco versos. La Canción quinta de Garcilaso de la Vega sirvió para darle nombre.
        Si de mi baja lira                              a

        tanto pudiese el son, que en un momento         B

        aplacase la ira                                 a

        del animoso viento,                             b

        y la furia del mar y el movimiento.             B
  • Seguidilla: Estrofa de cuatro versos, heptasílabos los impares y pentasílabos los pares. La rima suele ser asonante, y sólo en los versos pares, quedando libres los impares.
        Barcos enramados

        van a Triana;

        el primero de todos

        me lleva el alma.
  • Romance: Estrofa compuesta por una serie indefinida de versos octosílabos con rima asonante en los versos pares.
        Por los campos de Jerez

        a caza va el rey don Pedro;     a

        allegóse a una laguna,

        allí quiso ver un vuelo,        a

        Vio salir de ella una garza,

        remontóle un sacre nuevo,       a

        echóle un neblí preciado,

        degollado se le ha luego;       a

        a sus pies cayó el neblí,

        túvolo por mal agüero.          a
  • Verso juglaresco: Utilizado por los juglares medievales en los cantares de gesta. Compuesto por tiradas monorrimas, de rima asonante, de versos largos, en los que predominaban los de catorce sílabas. El verso estaba dividido en dos partes, hemistiquios, separados por una pausa, cesura.
        De los sos oios    tan fuertemientre llorando,

        tornava la cabeça    e estávalos catando;

        vio puertas abiertas    e uços sin cañados,

        alcándaras vazías,    sin pielles e sin mantos

        e sin falcones    e sin adtores mudados.

        Sospiró Mio Çid,    ca mucho avié grandes cuidados;

        fabló Mio Çid    bien e tan mesurado:

        "¡Grado a ti, Señor,    Padre que estás en alto!

        "Esto me an buelto    mios enemigos malos."
  • Silva: Estrofa compuesta por una combinación indeterminada de endecasílabos y heptasílabos. A diferencia de la estancia y la lira, la silva no tiene una ordenación estrófica.
        Hermosa compostura

        de esta varia inferior arquitectura,

        que entre sombras y lejos

        a esta celeste usurpas los reflejos,

        cuando con flores bellas

        el número compite a sus estrellas,

        siendo con resplandores

        humano cielo de caducas flores

Artículos relacionados